Categorías
Hot

Sex Party para cuatro

Una historia erótica de reunión de amigos

Encontrándose con sus amigos después de otra exitósa presentación de su musical, Gina acaba en la reunión más sexy e inesperada. Una historia erótica de juegos sensuales en grupo.

Gina se paró a un lado del escenario y observó el teatro vacío. Hace unos minutos, el lugar estaba lleno, y los ruidosos aplausos que acompañaron el final del espectáculo, fueron una señal de que ella había escrito y dirigido un exitoso musical.

Era apresurado, pero ya se hablaba de una adaptación a Hollywood de la obra. Los críticos se estaban volviendo locos por lo buena que era.

Gina salió del teatro y caminó calle abajo hasta el bar donde sus amigos la esperaban.

Allí estaban Ed, Alysa y Allan. Los besó a todos en la mejilla y se sentó a pedir una copa de vino. Ed y Alysa estaban en una relación, y Gina no se incomodaba de la forma en que se acariciaban y se besaban mientras bebían.

Allan se sentó junto a Gina, frente a Ed y Alysa, y de vez en cuando sus manos tocaban los muslos de Gina, mientras hablaban de la obra.

Acto seguido, Allan se inclinó para susurrar algo al oído de Gina, la música sonaba fuerte, y la piel de Gina se erizó cuando sintió su aliento caliente en su cuello.

Gina jadeó cuando la mano de Allan, oculta por la mesa, levantó su falda y acarició sus muslos desnudos. Miró a Ed y Alysa, para ver si se habían dado cuenta de lo que Allan le estaba haciendo, pero esos dos todavía se besaban y se pasaban las manos.

Gina cerró los ojos cuando la mano de Allan subió más y encontró el borde de sus bragas de encaje y empujó la ropa interior hacia un lado. Su dedo descubrió su clítoris y lo acarició y Gina casi se atragantó con su vino tinto.

Cuando trató de recuperarse, encontró a Ed y Alysa mirándola desde el otro lado de la mesa con una sonrisa pícara en sus caras.

«Parece que acabas de tener el orgasmo más mágico de tu vida«, dijo Alysa, sonriendo a sabiendas.

Gina no pudo responder, porque Allan estaba deslizando dos dedos dentro y fuera de su hueco húmedo con una velocidad que la dejó incapaz de responder a Alysa.

«Consigue una habitación», dijo Ed en tono de broma, pero Allan retiró los dedos de Gina y los lamió mientras todos miraban.

«Tengo una idea», dijo Allan, chasqueando los labios como si los jugos de Gina supieran a miel. «¿Por qué no todos alquilamos una habitación para celebrar la increíble noche de actuación de Gina?»

Casi corrieron todo el camino hasta la suite del hotel de Gina, y luego procedieron a quitarse la ropa a una velocidad récord.

Caminaron hacia la cama, Alysa buscó los labios de Gina y la besó apasionamente. Los hombres siguieron a las mujeres y todos se estrellaron juntos en la cama.

Los pezones de Gina se excitaron cuando Alysa pasó su mano sobre un seno, mientras Ed succionaba el otro seno.

Cerró los ojos cuando sintió que la lengua de Allan se deslizaba sobre su vagina húmeda e hinchada. Gina también alcanzó los senos de Alysa y los amasó suavemente para corresponder sus atenciones, sacándole un suspiro a Alysa.

Ed levantó la punta del pezón de Gina y besó a Alysa, mientras su mano frotaba los pezones de Gina.

Abajo, Gina sintió la dureza de Allan presionando contra su entrepierna.

Ella pensó que moriría de todo ese placer. Gina sintió que se abría cuando Allan se enterró en ella. Sus golpes fueron largos y metódicos. Gina lo escuchó recuperar el aliento cuando masajeó con suavidad sus músculos tensos.

Alysa gritó de placer y Gina se giró para ver que Ed había inclinado a Alysa y la estaba tomando por detrás.

Los hombres encontraron su ritmo y acariciaron a las mujeres al unísono. La dureza de Allan latió dentro de Gina y destrozó sus sentidos, y justo cuando pensó que iba a llegar al clímax, sintió que Allan se retiraba.

«Cambiemos», sugirió Allan.

Ed se acercó a Gina y lamió su reluciente humedad con la lengua, haciendo que Gina llorara fuertemente.

Allan se sentó de espaldas a la cabecera y Alysa se sentó a horcajadas sobre él. Gina observó a Allan hacer rebotar la firme humedad de Alysa sobre su dureza mientras le chupaba los pezones. Fue la cosa más erótica que jamás haya visto, su amiga se estaba divirtiendo.

Ed era más grande que Allan, por lo que estiró a Gina y se la metió de un golpe suave. Sus embestidas eran afiladas y resbaladizas. También fue increíblemente rápido. Gina agarró las sábanas y se mordió el labio inferior, mientras Ed la montaba como si todas sus vidas dependieran de su velocidad y poder.

Pronto, sus respiraciones subieron y se dispararon cuando los hombres empujaron a la mujer cada vez más rápido.

Cuando los espasmos de éxtasis sacudieron el cuerpo de Gina, sonrió cuando escuchó el agudo grito de Alysa acompañado por el de Allan y luego el de Ed.

Gina no había previsto que la noche terminaría así, pero fue la mejor celebración de todas.

Topocho Digital – TD

Categorías
Hot

Viaje de negocios, acaba en placer

En este cuento erótico de mujeres, el viaje de negocios de Olivia se transforma en una interesante historia, cuando su encuentro con dos caballeros significa ser el centro de atención sexual.

No me importaba cómo habíamos llegado allí, o por qué, o lo que había hecho para convencer a estos dos hermosos hombres de que entraran a mi habitación de hotel; lo único que importaba era que estaban aquí, y que eran míos, todos míos, por el resto de la noche.

Los había visto en el bar, uno con cabello oscuro, más corto y fornido, el otro rubio y de ojos azules con hombros anchos que se estrechaban hasta una cintura delgada.

Y los dos me sonreían. Después de dos tragos y sola aburrida, luego de pasar horas en una conferencia de trabajo, pensé que no había nada malo en ir a hablar con ellos.

Y ahora estábamos aquí los tres, en mi habitación de hotel, con las manos sobre mí, como si no pudieran tener suficiente.

Jason, el hombre rubio, me había besado tan pronto como la puerta se cerró detrás de nosotros, mientras que su compañero Thom había desabrochado lentamente la parte de atrás de mi vestido.

La sensación de sus dedos trazando sobre mi piel mientras Jason deslizaba su lengua en mi boca era casi más de lo que podía soportar, y dejé escapar un gemido estremecedor, sin saber a quién ansiaba más.

Thom quitó lentamente el vestido de mi cuerpo, dejándolo caer y enredarse en mis talones.

Jason me guió hacia la cama, su fuerte agarre me dijo a dónde tenía que ir, y me tumbó suavemente sobre las sábanas; Lo miré a los ojos, y luego a los de Thom, y luego otra vez, todavía sin creer que ambos parecían excitados conmigo.

Cuando Jason bajó su boca hasta mi cuello, sentí a Thom deslizarse entre mis piernas, sus labios trazando una línea en el interior de mi muslo y… oh.

Gruñí, alcanzando a los dos, manteniéndolos cerca. Ambos eran tan fuertes, tan poderosos, y todo eso se centró en mí.

Me besaban como si fuera miel, sus bocas se movían por todo mi cuerpo, ambos cambiaban de lugar para poder saborear entre mis piernas.

Thom puso sus dientes en mis pezones, fijando su mirada de ojos grises hacia mí, brevemente mientras lo hacía, y el comienzo del dolor fue tan intenso que se suavizó rápidamente en placer.

Ya podía sentirme acabando; Normalmente nunca fue tan rápido para mí, pero supuse, con el doble de atención, el doble de pasión, tal vez las cosas eran diferentes.

Jadeé cuando el primer orgasmo me atravesó, y Thom, entre mis piernas, me abrazó fuerte y cerca, hundiendo sus dedos en mis muslos y manteniéndome firme.

Jason fue el primero en moverse dentro de mí; Lo ansiaba, le rogué por él, y él se deslizó debajo de mí y se levantó para penetrarme en un movimiento rápido.

Thom estaba detrás de mí, sus manos en mis caderas, guiándome hacia arriba y hacia abajo, de lado a lado. Estaba indefensa ante ellos y, sin embargo, sabía que era yo quien dominaba la situación aquí.

Solo querían ver el placer en mis ojos, escrito en toda mi cara, y estaba más que feliz de dárselos.

Lo que paso luego, todos nos desplomamos sobre la cama, jadeando: mi cuerpo estaba exhausto por el placer, pero mi mente aún estaba completamente despierta. Ambos habían logrado sus propios orgasmos varias veces cada uno, pero no me puedo lamentar de ello.

«¿Y ahora quéThom murmuró, arrastrando sus dedos sobre mi vientre. Cerré los ojos y sonreí.

«Más», respondí. Y pasé mis dedos alrededor de los suyos y los guié hacia abajo entre mis piernas una vez más.

Topocho Digital – TD

Categorías
Hot

Muñecas Sexuales más caras y Realistas que Cumplirán Todas Tus Fantasias

Muñecas Sexuales

Las «Dutch wife» es un término nipón que se les da a las muñecas sexuales desde hace muchos años.

Japón es el principal productor de muñecas sexuales. Este es un país que cuenta con una de las industrias pornográficas y de juguetes eróticos más importante del mundo.

Los japoneses tienen una sexualidad llena de fetiches y cada una es más rara o extrema.

Después de la primera guerra mundial, usaron las primeras muñecas inflables de la historia con sus tripulaciones de destacados submarinos.

Luego se convirtieron en un fetiche y se universalizaron en todo el mundo.

Como los tiempos cambian y todo evoluciona, ahora las muñecas ya no son inflables y tienen cada vez mayor aspecto femenino.

Características

Japón nuevamente a la vanguardia en este terreno, ha sido el artifice para que las muñecas inflables de toda la vida, con la boca de plástico eternamente abierta y postura sin expresión e inmóviles, hayan conocido a su segunda generación.

Las «Dutch wife» cuyo nombre traducido significa esposas holandesas, lejos del tabú, parecen de carne y hueso, pero si te acercas un poco, te das cuenta que se trata de una muñeca sexual inquietantemente parecida a una mujer real.

Están elaboradas con látex, vinilo o silicona, basadas en la estética hentai pueden llegar a costar entre 50.000 hasta 11.200 dólares.

También son hechas de elastómero termoplástico, un material más suave que la silicona, por eso hay una gran variación de precios.

ORIENT INDUSTRIES, una de las marcas que comercializa estos juguetes sexuales, asegura que al tacto es casi humano al igual que los rasgos basados en personas de carne y hueso.

Su esqueleto es similar al de una mujer real, es de aluminio armado y decenas de articulaciones que permiten su movimiento para colocarla en diversas posiciones y garantizar el placer de los clientes.

Llegando a pesar 40 kilos y de estatura promedio de 1,65 centímetros.

Muñeca Sexual: Gaga Doll

Gaga Doll
Gaga Doll

ORIENT INDUSTRIES, se hizo famosa en el año 2013, después de que sacará una muñeca a escala real de la cantante Lady Gaga.

La réplica llamada Gaga Doll causó furor en las redes sociales en 2013 y tenía como objetivo promocionar el álbum de la intérprete Art Pop.

Las muñecas de caucho sexuales se venden con la idea de que quien la compre no deseara nunca tener a una novia de verdad, según la compañía.

Hasta el cabello es natural, no hay dos iguales, pues el cliente es quien le personaliza: altura, medida de la cintura, tamaño de los senos, color de piel, colores de ojos, tamaño del trasero y expresión del rostro.

Dependiendo del modelo deseado, pueden tener voz y sensores de movimiento con respuestas preestablecidas para todo tipo de situaciones.

Las muñecas vienen acompañadas con uniformes de colegiala, enfermera o de sirvienta, según el gusto de los clientes.

También le ponen la ropa interior de las jovencitas, para que estas muñecas sexuales tengan olor a mujer de verdad.

Existe un gran número de hombres japoneses que prefieren usar juguetes sexuales antes que recurrir a una mujer, de ahí que las «Dutch wife» sean tan populares.

Entre las personas que las compran argumentan que las prefieren porque no hablan y permiten satisfacer todo tipo de fantasías, mientras que otros dicen que las usan porque temen contraer enfermedades de transmisión sexual.

Algunos estudiosos señalan que un gran porcentaje de la sociedad nipona lleva un estilo de vida subyugado al ámbito laboral, un ritmo de vida bastante estresante, donde el contacto humano es muy difícil para algunos.

Por otro lado están, los hikikomori personas con un trastorno del comportamiento que en la vida social y buscan el aislamiento.

Es por esto que estas muñecas sexuales tuvieron una buena acogida en el país.

Debido a su precio de media superior a los cinco mil dólares, hace que tener una propia sea prácticamente imposible para la mayoría de japoneses.

Es así como ya existen servicios de alquiler, el sistema que utiliza Hajime Kimura, gerente de la empresa Doll no Mori, para alquilar sus muñecas, es el mismo que usan las casas de cita por teléfono.

El interesado llama y pide una muñeca, cuyo costo de uso y de transporte debe cancelar al momento de recibirla.

El costo del transporte no está incluido, mientras que el servicio puede ser por 70, 120, 180 o 240 minutos, pagando 115, 140, 190 o 245 dólares, respectivamente.

También existen las opciones de 10 am a 10 pm por 350 dólares, o todo un día por 390 dólares.

Lo más increíble aún, es que el negocio sea todo un éxito en Japón y que las prostitutas reales tengan cada vez menos trabajo, mientras que los empresarios se dediquen a alquilar muñecas que no se quejan del sueldo, no se cansan y por supuesto no tienen vacaciones.

Muñecas Sexuales Tipo Anime

muñecas sexuales
Muñeca Sexual de Silicona

Hay para gustos y colores, en estos locales disponen de todo tipo de vestidos y pelucas, pero lo que más éxito está generando, son las muñecas que imitan a los personajes de anime más famosas de la televisión.

Muñecas Sexuales Tipo Teenager

muñeca-sexual-realista-de-silicon
Muñecas Sexuales Realistas de Silicon

Y un dato muy preocupante, la mayoría de estas muñecas sexuales tienen un aspecto adolescente cada vez más infantil, de una chica de entre 12 y 15 años.

Las empresas que más se han metido en el asunto son Doll no Mori y Pastel Color Doll, las cuáles han abierto locales para que los clientes puedan ver y tocar a sus posibles acompañantes.

Por su parte Pastel Color Doll, comenzó la iniciativa de ofrecer tríos donde los clientes disfrutan de una chica humana y una muñeca al mismo tiempo.

Topocho Digital – TD