Categorías
Gemas

ESMERALDA: Piedras preciosas verdes

La esmeralda es una de las piedras preciosas más conocidas desde la antigüedad.

¿Qué significa esmeralda?

El origen del nombre deriva del griego antiguo «smargados«, que significa piedra verde.

Este término era utilizado para designar a todas las piedras verdes y no especialmente hacia el mineral de esmeralda.

Propiedades fisicoquímicas

Pertenece a la clase de los silicatos, subclase ciclo silicatos, formada por los elementos químicos de aluminio, berilio y silicio.

Su particular verde esmeralda color, se debe a cantidades bajas del elemento químico de cromo e ínfimas cantidades de vanadio, presentes en su estructura cristalina.

La dureza en la escala de Mohs es de 7.5 a 8. Se muestra translúcida a transparente, y su polvo es blanco.

El peso específico de la esmeralda se ubica entre 2,7 a 2,8. La exfoliación es imperfecta, sus inclusiones pueden incluir cristales como la pirita, diversos líquidos y gases.

Formación de la esmeralda

La esmeralda piedra, es un mineral de origen magmático, se forman en depósitos de rocas pegmatíticas y esquistosas o en vetas hidrotermales, asociadas en rocas como la lutita negra y caliza.

Se forman cuando los fluidos hidrotermales se alejan de los magmas de una profundidad considerable, siempre y cuando estos poseen los elementos químicos necesarios.

Estos fluidos se depositan en las vetas y fisuras, donde posteriormente comienzan a formarse las esmeraldas.

La esmeralda puede estar asociada con minerales típicos como el feldespato, cuarzo, mica, granate, turmalina y pirita.

Esmeralda como mineral de colección

Esta variedad verde del berilo es una de las más apreciadas en el mundo del coleccionismo de minerales.

Se aprecian bien cuando los cristales se encuentran en su roca matriz original, porque científicamente es valioso para saber en qué entorno y que minerales pueden encontrarse junto a los ejemplares de esmeralda.

Las esmeraldas pueden variar en cuanto a su color, tamaño de los cristales y tipos de asociaciones con minerales. Esto según las distintas regiones geográficas y propiamente geológicas del lugar donde se forma este mineral.

El 90% por ciento de las esmeraldas son de mala calidad, solo un selecto grupo de cristales sobresaldrá, aun así, estas piezas comunes de esmeraldas son destinadas como piezas de colección de bajo precio.

En casos extremos serán usadas como piedras semipreciosas, ya que estas no cumplirán con los estándares para ser consideradas gemas de alta calidad.

La esmeralda común, son conocidas en algunos países como «raíz de esmeralda», aunque es preferible llamarlas esmeralda de baja calidad.

Yacimientos de la esmeralda

Los yacimientos de esmeraldas más famosos, y en los que se han encontrado los ejemplares altamente atractivos, se encuentran en Colombia. Las minas más conocidas son las de Chivor, Coscuez y Muzo.

La esmeralda Fura encontrada en Colombia, pesa 11.000 quilates equivalentes a 2,2 kilogramos y es considerado el cristal de esmeralda colombiana más grande del mundo.

Otros yacimientos importantes, se ubican en los estados brasileños de Bahía, Minas Gerais, y Goiás y de forma aluvial se encuentran en Chihuahua (México) y los Estados Unidos.

En otras partes del mundo los depósitos más importantes, se encuentran en Afganistán, Zimbabue, Zambia, Tanzania, Rusia, Austria, China y Australia.

La esmeralda puede confundirse con otros minerales como la vivianita por su intenso color, la turmalina de la variedad verdelita y el granate tsavorita.

Estos minerales pueden distinguirse de la esmeralda por sus durezas, formas de cristalización e índices de refracción distintos al de la esmeralda.

Aplicaciones de la esmeralda

Su aplicación es únicamente como gema de lujo. Los joyeros más exclusivos suelen confeccionarlas, junto con diamantes, oro blanco, platino o rodio, para que la esmeralda pueda resaltar, además de añadirle un valor agregado a las piezas de joyería.

Solo las gemas que poseen un buen grado de transparencia, un color intenso y peso superior a los 2 quilates, pueden tener cotizaciones elevadas en el mercado gemológico.

También se aplica a las gemas en bruto, de excelente calidad. Las esmeraldas incluso puede alcanzar precios similares y superiores a los del diamante.

Las antiguas joyas de esmeralda pueden tener precios incalculables.

Gemología de la esmeralda

En gemología la esmeralda se clasifica en cuanto a su condición física. Es preferible que los cristales sean lo más transparentes posible y de buen color.

Las gemas de esmeralda, al igual que otras piedras preciosas como el diamante se clasifican en la escala de claridad de piedras preciosas, esta escala determinará la calidad y el precio.

El primer lugar lo ocupara la denominación de más alta calidad (IF o FL –Internally Flawless). Y la ultima la más baja ( I1 – I2 – I3 – Inclusión).

En los cortes más recurrentes de la esmeralda, se destaca el corte que lleva su mismo nombre, corte esmeralda o también conocido como talla escalera, aunque también existen en muchos otros cortes, como la talla asscher, redonda, ovalada, en forma de pera, cushion, etc.

Estos cortes dependerán de la forma original en bruto de la gema, de acuerdo a ello se aprovechará la mayor superficie sin perder tanto material en el proceso del tallado.

En algunos casos puede perderse hasta un 60% de la masa total.

Imitaciones y falsificaciones de la esmeralda

La esmeralda joyas, es imitada frecuentemente con otros minerales. No se trata de falsificaciones propiamente dichas.

Entre las piedras de color más similar al de la esmeralda se pueden confundir con la granate grosularia de la variedad tsavorita, algunas turmalinas verdes, cuarzo aventurina y el diópsido.

Una de las imitación más actuales y baratas, es la utilización de silimanita teñida. Los vendedores de la India han sido pioneros en introducir al mercado este tipo de falsificaciones.

Generalmente, estas muestras poseen un aspecto opaco con colores fuertes, poseen estriaciones y son de grandes dimensiones, siendo más similares a las esmeraldas de baja calidad.

En la antigüedad los romanos imitaban la esmeralda con vidrios labrados cuidadosamente.

En cualquier caso, el vidrio ha sido siempre el material con el que más se ha imitado a la esmeralda (y otras muchas piedras preciosas), a veces incorporando partículas extrañas para simular las inclusiones.

Para imitar la esmeralda se usan también los llamados dobletes, constituidos por una parte inferior verde y la superior de granate o los tripletes, formados por una capa de masilla verde coloreada, colocada entre dos capas incoloras de berilo, espinela sintética o cuarzo.

Desde hace algunas décadas, se ha extendido enormemente la producción de esmeraldas sintéticas, de aspecto muy similar al de la piedra y de un color bastante atractivo.

Se pueden diferenciar de las auténticas esmeraldas por sus inclusiones y por algunas peculiaridades debidas al diferente crecimiento de los cristales.

Topocho Digital Noticias – TD